Bookmark and Share Disminuir Fuente Aumentar Fuente
Hirieron a dos más en medio de la emboscada
Pistoleros dieron muerte a comerciante y a gandolero

Julissa Espinoza Rubio
Fotos: Omar Parra
Diario La Antena | 25/09/2012

Guárico. SAN JUAN DE LOS MORROS. A las puertas de un conocido local de venta de agua de coco, ubicado en la carretera nacional San Juan de los Morros – Los Flores, fueron asesinados a tiros dos hombres y otros dos resultaron heridos, luego que varios sujetos presuntamente a bordo de un vehículo abrieran fuego de forma indiscriminada contra los presentes.


Este sangriento hecho se registró cerca de la una y media de la tarde de ayer, quedando muertos en el sitio los ciudadanos Josué Ricardo Burgos Silva de 38 años, residente en Camoruquito – dueño del establecimiento – y Simón Alexander Lara de 39 años, gandolero que se encontraba accidentando al otro lado de la vía y pasó la calle a comprar una bebida para refrescarse del calor y fue alcanzado por varios proyectiles que le segaron la vida en segundos, este era de San Sebastián de los Reyes.


Por otra parte, se pudo conocer que una de las personas que resultó herida con un tiro en la región maxilar, quien responde al nombre de Bruno Burgos Silva, es hermano del propietario de la coquera. Fue llevado hasta el hospital “Dr. Israel Ranuárez Balza” por una ambulancia de Protección Civil y se encuentra en delicado estado de salud al igual que Pedro José Reina (21), quien recibió al menos cuatro balazos.  


Una comisión de la Policía del estado Guárico resguardó la escena del crimen hasta la llegada de los sabuesos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), que colectaron en el sitio varios casquillos de bala, que serán sometidos a las experticias de rigor para resolver este caso.


Hasta los momentos, mientras avanzan las pesquisas, cobra más fuerza es la venganza, sin embargo las autoridades no descartan ninguna otra hipótesis en este homicidio. Ambos cadáveres ingresaron a la morgue del nosocomio sanjuanero para que sean sometidos a la necropsia de ley.